Bienvenidos

Estimado lector, le damos la bienvenida a la Comunidad Pilares de Sabiduría de Editorial Kier, un espacio de reflexión pensado para el encuentro, la presentación y difusión de obras literarias vinculadas con la Tradición Esotérica Occidental. Desde hace más de un siglo, estos libros publicados por Kier han sido guía y han dado sentido a la búsqueda espiritual de miles de personas que, como Usted, se adentran en el mundo sin fronteras que se extiende en el campo de la sabiduría trascendente. Pilares de Sabiduría es un lugar de cita para aquellos que buscan el atanor en el cual podemos realizar la Gran Obra del encuentro con nuestro propio Ser.

lunes, 25 de marzo de 2013

Tertium Organum, El Tercer Canon del Pensamiento, de Piotr D. Ouspenky


Comenzaremos diciendo que nos encontramos ante una obra cumbre de la filosofía y el esoterismo, un libro con una fascinante historia, escrito por uno de los más grandes espiritualistas del siglo XX y que permaneció esquiva para el gran público durante casi medio siglo. En todo ese tiempo, el Tertium Organum de Piotr D. Ouspenky (1878-1947) se preservó para una pequeña minoría de elegidos, hasta que finalmente fue publicado tal como lo conocemos.



Ha dicho el propio Ouspensky que llamó a esta obra “Tertium Organum” porque se trata de un sistema de lógica superior, un tercer instrumento o tercera ley del pensamiento después del “Organum” de Aristóteles y del “Novum Organum de Fracis Bacon”. Ouspenky afirma que, aunque tercero, existió antes que el primero, con lo cual retorna a la idea una Sabiduría Primordial, pre adámica ya anunciada por los teósofos de fines del siglo XIX. Resulta importante, entonces, comprender los anteriores instrumentos que se propone superar con este tercero:

El “Organum” (del griego όργανον “instrumento”) es una compilación de obras de Aristóteles atribuida a Andrónico de Rhodas y bautizada con ese nombre en la Edad Media. Se la considera como el nacimiento de la lógica aristotélica que, como disciplina académica, constituyó un avance fundamental para el análisis de  los argumentos y la determinación de su validez mediante el método del silogismo o método deductivo. En tanto que el “Novum Organum” de Bacon aborda una lógica opuesta a la aristotélica basada en la inducción y no en la deducción. Al plantear un “Tertium Organum” Ouspensky elabora una lógica metafísica o supra-dimensional que no puede formularse en el lenguaje corriente. Se refiere al principio causal, a los modelos arquetípicos que rigen sobre el mundo manifestado, de allí que afirme que un hombre que posea esta llave podrá abrir sin temor  las puertas del mundo de las causas.

El planteo de Ouspensky nos lleva al concepto de Sabiduría Primordial que ya había planteado la rusa Helena P. Blavatsky primero y George Gurdjieff después. De este último recibiría una influencia profunda. Sin embargo la forma y el método con el que Ouspensky plantea el abordaje de la metafísica le confiere una originalidad absoluta.

El “Tertium Organum” concentra el segmento más esotérico de las enseñanzas tradicionales planteadas por sus antecesores y se detiene en un aspecto que por reiterado no deja de ser inquietante ¿Qué es lo real? ¿Cómo aprender a discernir entre lo real de lo falso? Desde un principio Ouspensky nos enfrenta al desafío de “saber lo que sabemos y lo que no sabemos”. Para ello no basta una capacidad intuitiva, porque Ouspensky intenta abordar los misterios desde su propia lógica, desde su tercer instrumento.

Una de las cuestiones que atraviesa el libro en todo su recorrido es el problema de la investigación de las dimensiones superiores. El sistema de alegorías que nos presenta resulta fascinante. ¿Cómo comprender una cuarta dimensión que excede las coordenadas de espacio y tiempo? ¿Cómo imaginar la vida de un ser bidimensional? Estas preguntas sorprendentes nos llevan a descubrimientos inesperados: Si podemos comprender la incapacidad de un ser bidimensional para percibir nuestro mundo de tres dimensiones, entonces tal vez podamos vislumbrar del mismo modo el  misterio de la incomprensibilidad de una cuarta dimensión.

En este laberinto Ouspensky se mueve a sus anchas, porque a un conocimiento enciclopédico de las grandes tradiciones del Oriente y del Medio Oriente, suma una mente matemática que ha cautivado a miles de grandes iniciados de Occidente. Pero más allá de ese conocimiento y esa mentalidad científica, hay en este hombre singular una experiencia directa de la que emana un mensaje propio, vivido en primera persona. El “Tertium Organum” no es un compendio de conocimiento sino un método mediante el cual el conocimiento nos lleva a una dimensión que no puede comprenderse en el lenguaje tradicional. Es también la prueba cabal de la supervivencia de grandes sociedades secretas en Oriente que aún guardan métodos herméticos para la comprensión del hombre y el universo. Al igual que su antecesora Blavatsky y su maestro Gurdjieff, Ouspensky pertenece a la mínima elite que en las puertas del mundo globalizado participó de las más ocultas cofradías de los confines caucásicos. Cuando conoció a quien sería su maestro ya había recorrido Turquía, Grecia y Egipto. Durante el exilio sufrido a partir de la revolución bolchevique, refugiado en Constantinopla, participó de uno de los círculos esotéricos más emblemáticos de nuestra era moderna.

Quien se adentra en la lectura del “Tertium Organum” percibe una suerte de manantial del que, de hecho, han surgido ríos de sabiduría que aún no se agotan, ni se agotarán, porque todos conducen al principio único de toda la creación, como la serpiente que, mordiéndose la cola -el ouroboros de los gnósticos- apenas sugiere un nuevo comienzo en un peldaño más alto. Publicado por Editorial Kier, es una de las obras más importantes de la metafísica moderna.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada